martes, 5 de enero de 2010

MANOLETE Y LUPE SINO: UN AMOR CON FINAL TRAGICO (4ª parte y última)



Por El Zubi
Tras el acto religioso Luis Miguel Dominguín y su padre se hicieron cargo de ella y la llevaron a Madrid, mientras que los restos mortales del torero iban camino de Córdoba. De aquellas últimas horas siempre quedará la sospecha de que Álvaro Domecq y Camará impidieron que el torero y la actriz se casaran “in articulo mortis”. García Candau en su obra citada, apunta que pudo haber por medio algún motivo económico. Dice textualmente.: “Sobre la negativa de Camará y don Álvaro se han llegado a exponer teorías relacionadas con el dinero, o lo que es lo mismo, que el diestro tenía deudas a causa de una finca que había adquirido y que la herencia de la que habría sido partícipe Lupe habría complicado mucho las cuentas. Uno de los supuestos deudores sería Camará; otro don Álvaro, albacea del torero cordobés”. (Obra citada, página.186). Pero quien más luz aporta a este asunto, y que viene a ratificar la teoría de García Candau, fue el crítico taurino onubense Alfonso Navalón, en una artículo publicado en una revista mexicana, el 16 de enero de 2004, un año antes de que muriese, y que tituló “La izquierda no es solo pobreza y miseria”
(y que puede leerse en www.elchofre.com-Artículos). Navalón decía esto: “Era muy difícil en aquellos años atacar a don Álvaro Domecq desde un periódico del Movimiento, como era “Pueblo”. Nadie se había atrevido a descubrir el origen de la fortuna de don Alvarísimo, poderoso fascista y militante del Opus Dei. Don Alvarísimo era intocable. Yo conté desde “Pueblo” la falsa versión del supuesto incidente de Manolete en Méjico, cuando dicen que se negó a torear si no quitaban la bandera de la República. Todo aquello fue una maniobra del franquismo y de don Álvaro para convertir a Manolete en torero del Régimen, como harían luego con “El Cordobés”. No hubo tal incidente de la bandera sino todo lo contrario. Ese día al terminar la corrida Manolete cenó en casa de un millonario catalán. Se llamaba Dalmau y vivía en la Avenida de los Insurgentes. Cenó en compañía de Indalecio Prieto y brindaron por la caída del franquismo cuando por aquellos días retiraron sus embajadores las naciones libres... Manolete y el ministro republicano Prieto brindaron aquel mes de diciembre: “Nos veremos en agosto en la feria de Bilbao”. ¡Se equivocaron en más de veinte años!. ... En “Pueblo” conté como Álvaro Domecq estaba sin un duro en los años cuarenta y como tenían una cuenta conjunta en Méjico con Manolete. Camará y el “caballero” jerezano, al morir Manolete, se quedaron con el dinero del muerto. Sólo lo sabía Lupe Sino, por eso Álvaro Domecq no la dejó entrar en la habitación del torero, cuando Manolete moribundo quería casarse con Lupe. Al año siguiente don Alvarísimo compró la finca “Los Alburejos”. Esto lo publiqué también en “El Correo Español” de Bilbao y la derechona vasca convenció al ganadero para que me pusiera una querella criminal. Fuimos a juicio y Álvaro Domecq no se presentó para “defender su honra” entre otras razones porque yo llevaba cuatro testigos y pruebas inapelables de lo que había escrito. Cuando Luis Ángel de la Viuda fue sucesor de Emilio Romero como director de “Pueblo” recibió la visita de Rodríguez Valcárcel, presidente de las Cortes, llevaba el encargo de Álvaro Domecq de ponerme en la calle. Luis Ángel dependía políticamente de Valcárcel. Pero antes de expulsarme me llamó a su despacho y cuando le conté todo lo de Manolete en Méjico y en el Hospital de Linares, llamó al presidente y le dijo que no podía echarme”... En fin, el texto que reproduzco aquí no merece ningún comentario, ya que su contenido es extremadamente esclarecedor. En el mismo sentido, pero con mas dureza se explicó el mismo Navalón en otro artículo publicado pocos años antes y que tituló “El dinero de los toreros”, (y que puede leerse en www.alfonsonavalon.com).
Es Domingo Dominguín, (Domingo González Aparicio) en su libro “Dominguines contra Dominguines” (pagina 87) publicado en el 2008, quien ratifica la versión de Alfonso Navalón sobre los dineros de México. Cuenta que es verdad que Manolete quería retirarse momentáneamente porque quería descansar y casarse con Lupe Sino: “En mi familia se sabía, pues tanto Manolete como Lupe ya lo habían anunciado y eso se daba mas bien por hecho. Contaba mi abuelo y mis tíos que al finalizar la temporada tendrían que ir a México, a la boda de Manolo, pues todos estaban invitados, ya que mi familia eran muy amigos de él, a pesar de la rivalidad en los ruedos con Luis Miguel”. Cuenta además, que después de casarse y descansar en México, el torero cordobés pensaba hacer la temporada de invierno en las Américas, y que tenía pensado regresar a España en uno o dos años para despedirse de la afición como mandaba la profesión y no por la puerta de atrás.
Sobre lo que ocurrió aquella madrugada del 28 de agosto de 1947, Domingo González Aparicio da una versión absolutamente distinta de la que conocíamos hasta ahora. Cuenta que su padre Domingo González, al comprobarse la gravedad de la cornada recibida por Manolete y viendo que se moría desangrado, fue hasta Madrid en un coche oficial puesto a su disposición por José Antonio Girón, a por el doctor Tamames, y que nada mas poner un pie en el Hospital de los Marqueses, se encontraron con Lupe Sino que llegaba de madrugada desde Lanjarón, y que ella ya no se separó de su padre. Cuando fueron a entrar los tres (Lupe, Luis Miguel y Domingo) en la habitación, Camará y Álvaro Domecq les frenaron y apartaron a Lupe: “Manolo se dio cuenta de la gravedad –cuenta el autor del libro—y delante de mi abuelo, mi padre y el doctor Tamames dijo que quería ver a Lupe Sino, que quería casarse con ella. Estaban allí Luis Miguel, Gitanillo, Álvaro Domecq y Camará. Lo dijo alto y claro. Salieron todos al pasillo y mi padre llamó a los médicos y al cura. Pero Camará y Álvaro Domecq se plantaron y dijeron que de eso nada, que el torero no estaba seguro de lo que decía... Mi padre se enfadó y se encaró con ellos y le dijo ¿cómo que no está seguro? Están seguros desde hace mucho tiempo y si quieren casarse ahora mismo, lo pueden hacer ¿es que se lo vamos a negar? Luis Miguel y mi abuelo le apoyaron, y el tono de las voces y la tensión fue subiendo. No tenéis derecho a oponeros, les dijeron. Aquí está el cura y los va a casar ahora mismo. Y cogieron al pobre hombre del brazo y lo intentaron meter en la habitación. Camará y Domecq se interpusieron casi con violencia y nos dijeron: Nosotros somos los que llevamos la carrera de Manolo y no se casa con esa mujer”. “Esa mujer –sigue relatando Domingo Dominguín en su libro—estaba allí mismo rota de dolor intentando llegar hasta la puerta de la habitación. Camará y Álvaro—que era su albacea—se pusieron delante de la puerta y no la dejaron entrar. Manolete lo estaba escuchando todo desde la cama y rogaba que la dejaran pasar. Ni se asomaron a la habitación para contestarle. ¿Y todo por qué? Porque el torero tenía mucho dinero en América. ¿Cuánto dinero había?, ¿quién se lo quedó?, ¿a quien hay que preguntar?, ¿al apoderado?, ¿al albacea? Las ganancias que tenía el torero en España se conocían, pero lo que había en América, no... Lupe Sino era una mujer muy buena y Manolo no dudó ni un momento de que, pasase lo que pasase, ella se ocuparía siempre de su madre y de sus hermanas, a quienes nunca les faltaría el dinero. Por eso insistió en casarse con ella, para proteger a su familia. Mi abuelo, mi padre y mi tío sabían de estas conversaciones y del “acuerdo” entre la pareja, ya que Manolo no era tonto y manejaba perfectamente su dinero... era consciente de que podía morir en una plaza de toros cualquier tarde. Mi madre adoraba a Lupe. ¡Qué mujer tan buena!... Para volver a México tuvo que pedir dinero prestado”. De ser verdaderas estas afirmaciones de Domingo Dominguín, darían un giro rotundo a la versión, con un tufillo a película, contada hasta ahora por José Flores Camará y su familia y sobre todo, dejaría en entredicho la cruel actitud y opinión que sobre Antonia Bronchalo mantuvo don Álvaro Domecq hasta su muerte.
Tras la muerte de Manolete, Lupe Sino podría haber sido la “viuda de España” dueña de todo el morbo del mundo, pero en aquella época no valía ser pareja de hecho (como en realidad fueron) pues vivir como ellos vivieron era estar en pecado permanente. Lupe vivió meses muy duros tras la muerte de su novio. La situación para ella era muy dolorosa e incomoda y tras participar en su última película, en 1949 se marchó a México, pues en España el régimen de Franco le estaba haciendo la vida imposible. Allí se casó, ironías del destino, con un abogado llamado Manuel Pedro Rodríguez, hombre muy bien situado y de gran fortuna. Lupe le abandonó a los pocos años y se volvió a España instalándose de nuevo en Madrid. Nunca llego a divorciarse de él, pues años más tarde el mexicano Manuel Pedro Rodríguez vino a Madrid a por su certificado de defunción, ya que al parecer iba a casarse y a rehacer su vida con otra mujer. Lupe murió mientras tomaba un baño, en su casa del barrio de Argüelles, en el mes de septiembre de 1959. Dicen todas las fuentes, que de muerte repentina, aunque lo cierto es que murió de una embolia cerebral, producida a consecuencia de un accidente de coche que tuvo seis días antes con su descapotable, a las afueras de Madrid, que casualmente iba conducido por el entonces joven actor Arturo Fernández, con quien en aquellos años mantuvo una gran amistad.
Si media España lloró cuando murió el hombre de su vida, la muerte de Antoñita Bronchalo pasó completamente desapercibida... Así debió de ocurrir esta triste historia de dos personas, que hace sesenta años se amaron intensamente lo que pudieron y les dejaron. Dos personas que lucharon con todas sus fuerzas en esta vida por ser felices y que finalmente no lo lograron, pues ambos fueron muy desgraciados. La novia de Manolete, igual que en el Hospital de Linares, también se quedó fuera del ciclo romancesco de las coplas de la muerte del torero (no así doña Angustias, que fue bien cantada por los poetas), porque en aquella España nacional y católica Lupe no tenía un anillo con la fecha por dentro. Porque Lupe era el amor del pecado y Manolete había ido directo al cielo. Solamente El Príncipe Gitano en un tango se acordó de ella, en la copla del maestro Juan Solano y que por fortuna recoge Antonio Murciano en “El Arte y la Muerte de Manolete en la Poesía Española” y dice así: “Manolete, Manolete, / ya te lo decía yo,/ que un torito de Miura / iba a ser tu perdición... / Manolete, Manolete / ya te lo decía yo...” /“La novia de Manolete / ya no lleva más collares / porque Manolete ha muerto / en la Plaza de Linares”. “La novia de Manolete / ya no se pone collares... / Pon, pon, que yo no quiero dinero / pon, pon, cariño es lo que yo quiero... /.
Todo lo expuesto hasta el momento, no son afirmaciones gratuitas mías, sino la exposición de versiones distintas sobre unos hechos, que ocurrieron en una época opaca y turbia de aquella España en blanco y negro de la posguerra. No sé cuál será la verdad, sí las versiones de unos o la de otros. Lo cierto es que después de 60 años transcurridos, la opinión pública, la afición y los que nos sentimos “manoletistas”, tenemos todo el derecho del mundo a saber la auténtica verdad de todo lo que ocurrió con esta pareja aquella madrugada de Linares, así como el desgraciado final del gran amor de Manolete: Antonia Bronchalo. Es más... ellos dos, aunque estén muertos, ya son inmortales en el recuerdo de todos los españoles y merecen mas que nadie, que se les haga justicia de una vez, pues entre unos y otros, a ambos les destrozaron las vidas.

3 comentarios:

  1. me pega mas esa historia manolete le daba de comer a mucha gente y lupe creo que estorbaba camara y domeq se repartieron el pastel de la herencia la familia unos vividores la españa mas profunda me encan el personaje de manolete mi padre fue un gran admirador de su figura su gran figura a mi me trasmitio su admiracion me gusto su articulo creo que paso asi

    ResponderEliminar
  2. Querido amigo, en primer lugar gracioas por leer mis artículos y por visitar mi blog. Efectivamente las cosas debieron ocurrir como cuento, pues de los dineros de México nada mas se supo y es raro saber que a partir de la muerte de Manolete es cuando se enriquecieron de verdad Camará y el el Caballero de Jerez. MI padre también fue el culpable de mi devovión por Manuel Rodriguez "Manolete·, el mejor torero que ha habido en la historias. UN saludo cordial

    ResponderEliminar
  3. Triste historia de un amor trágico...pero no crees que Manolete se pudo haber casado antes con ella.

    ResponderEliminar

Opine con toda libertad pero por favor....si me va a dejar un insulto le ruego que se ahorre el trabajo pues el mensaje no lo vera nadie, ya que inmediatamente lo elimino. Gracias por visitar mi blog.